LAS PLANTAS CON FLORES

 

LAS PLANTAS CON FLORES  

LA RAIZEL TALLOLAS HOJAS  

También llamadas fanerógamas o espermatofitas, estas plantas vasculares se caracterizan por presentar tallo, hoja, raíz, tejidos de conducción, embrión y flor.  Según el sitio en el que se desarrolla la semilla, estos vegetales pueden subdividirse en gimnospermas y angiospermas. La estructura vegetativa de las fanerógamas puede dividirse en tres partes básicas: raíz, tallo y hoja.  Cuentan, además con orgánulos especializados como la cubierta impermeable, el tejido de sostén, la cutícula (cuyos orificios son los estomas), la corteza, las gametas femeninas y masculinas, y la flor.

La flor constituye el conjunto de órganos reproductores de las plantas fanerógamas. Estas atractivas estructuras se forman a partir de yemas que se encuentran en el extremo de las ramas, en las axilas de las hojas. Se podria interpretar que la flor es una yema que no desarrolló sus entrenudos, por lo cual sus hojas quedaron muy próximas unas de otras. Cuando una planta fanerógama se desarrolla, cada hoja de las yemas prolíferas  da origen a una parte de la flor y se modifica para constituir las piezas florales. A su vez, las piezas florales con iguales características estructurales y funcionales se agrupan para constituir los ciclos florales. Por Ejemplo los pétalos (piezas florales) formas la corola (ciclo floral). El tallo que sostiene las flores se llama pedúnculo y el punto de unión de la flor con el pedúnculo se conoce con el nombre de bráctea. El pedúnculo se conoce con el nombre de bráctea. El pedúnculo separa a la flor del tallo (con el fin de destacar más a aquélla) y gracia a él llega la savia a los tejidos. El extremo superior del pedúnculo, o sea la porción más cercana a la flor, está dilatado y se abre en un receptáculo.

¿Cómo es el óvulo de las flores? Si observamos detenidamente un óvulo (con un microscopio, por supuesto) notaremos que se halla recubierto por una membrana abierta en la parte superior que deja libre un orificio denominado micrópilo. Esta cavidad está llena de nucela, sustancia compacta, que en su interior resguarda el saco embrionario. Este a su vez, posee en la parte superior tres céulas: la oosfera (principal célula femenina), y a los costados dos sinérgidas (que de acuerdo a la necesidad pueden remmplazar a la oosfera). y a los costados dos sinérgidas (que de acuerdo a la necesidad pueden reemplazar a la oosfera). En el centro del saco embrionario se halla un núcleo y en la porción inferior de éste otras tres células, las antípodas.

Las partes de una flor: Cuando la flor comienza a desarrrolarse, se producen, a partir de la yema, las hojas florales dispuestas en círculos concéntricos o en espiral alrededor del eje central de la yema. Las flores compuestas o hermafroditas son las que cuentan con estructura sexual masculina y femenina. Estas flores presentan cuatro verticilios o ciclos florarles de hojas transformadas: son el cáliz, la corola (ambos constituyen el perianto o ciclo estéril), el androceo y el gineceo.

La primera estructura que se forma es el cáliz, formado por unas pequeñas hojas verdes poco transformadas, de aspecto resistente, llamadas sépalos, la principal funcion de este ciclo es proteger a la flor en desarrollo. Por encima de lo sépalos están los pétalos, hojas más transformadas generalmente coloridas y firmes. Estos forman la corola, cumplen la función de atraer a los insectos polinizadores. Con este fin además de los vistosos colores presentan glándulas nectaríferas.

El cáliz y la corola forman el perianto. Esté protege las estructuras sexuales que se encuentran en el interior.